martes, 24 de febrero de 2009

Escala cósmica


Escala Cósmica


Para Wolfgang Ratz


En mi país hay
ciudades fantasmas;
ciudades, huérfanas de lluvia
de aire seco que parte la piel
-es-
cementerio con cruces de madera
y flores de papel
donde ningún suspiro se queda sin eco,

donde los hombres entienden
el lenguaje del silencio,
-donde-la lucha de las piedras
contra el viento-son-
La luz de un sol infinito



Pueblos que no se ocupan
ni con muertos
-no son-
espejismos de esperanzas
que viven en medio del silencio
donde la humedad de la camanchaca

preña la yareta
y la arrogancia es una flor
donde la luz de la luna es tan clara
que descubre los secretos de las estrellas
y un mar metálico sumido en el misterio muestra
un horizonte de un nuevo amanecer


Hay ciudades donde la brisa nocturna
cierra los párpados
y besa los labios
valle del encanto donde el arado
hace saltar la tímida fragancia
de naranjales, limoneros,
violetas y pensamientos
donde los trigales brillan
bajo el sol estival
y los niños saborean la tierra
como una golosina


Puertos dotados de cerros jubilosos de luces
donde el transeúnte se siente amo
y señor del cielo y del mar
aquí siempre hay algo que hace soñar
unos ojos, unos labios, un hechizo
o la brisa que viene del mar
el graznar de las gaviotas
y las sirenas de las barcas
despertando a la ciudad
o al trozo colgado del cielo a un nuevo amanecer


-hay-
puertos de brazos abiertos que siempre te esperan
para mostrarte un cofre de sueños , aventuras
a tantos niños descalzos jugando con pelotas de trapos


Ciudades donde una intensa lluvia
quiebra el cuerpo de la luna
y la reparte como espejos rotos
-en rumor multiplicado, y-
cientos de lagos para que se miren los cisnes de cuello negro
y el marinero apasionado que navega hacia el futuro


También hay ciudades
donde altos edificios desean besar el cielo
y las sombras del aire no deja ver el sol
ciudades que las cubre tan sólo
un débil fulgor de la luz melancólica de luna
donde una lejanía gris ausenta al habitante
de la aurora el ocaso y el jardín
centro (bullente) de gris metropolitano
de calles de efímeros placer
estan llenas de monumentos a la sin razón.

Manuel Ramos

1 comentario:

Maria Fischinger dijo...

Gracias Julita por colgar este poema.
Un beso
Maria

Para Maria. De su blog


Si me envías al trabajo, linda dama,
no me esperes que llegue hasta tu puerta,
pues mis huesos alarma dan de alerta
y mejor estoy dormido en blanda cama.
Tu me pones de Muestrario caballero,
y muy digno de tu afán pongo mi arte,
para al fin a tu gloria desearte,
un saludo prolongado de sombrero.
Tu Maria, eres buena a mi estandarte,
y sin nada que turbase nuestra vida,
yo te tengo por amiga muy querida.
Este verso me sale de mi alma
y lo mando a tu buzón, con la alegria,
de tenerte en Eslovenia, a ti Maria.
Si alguna vez voy, te busco.

EMILIO MEDINA MUÑOZ

FEEDJIT Live Traffic Map

FEEDJIT Live Traffic Feed