jueves, 13 de agosto de 2009

VERSOS PAREADOS

No sabía qué hacer esa mañana,
si matarse o asar una manzana.
Entonces se quedó mirando el cielo,
el cielo raso de su desconsuelo.
En el reloj eran las once y pico
cuando la perra le acercó el hocico.
Así que decidió escribir pareados,
pobres versos que están casi olvidados.
Su mujer pasó junto a su rima
y la ternura se le vino encima.
Tan mezcladas tristeza y alegría,
no sabía qué hacer, nada sabía.
Y por fin comprendió con buena cara
que toda vida es una mezcla rara.

Jorge Luis Estrella

1 comentario:

julia del prado morales dijo...

Una seguidilla hermosa Jorge Luis, besos de Julia

Para Maria. De su blog


Si me envías al trabajo, linda dama,
no me esperes que llegue hasta tu puerta,
pues mis huesos alarma dan de alerta
y mejor estoy dormido en blanda cama.
Tu me pones de Muestrario caballero,
y muy digno de tu afán pongo mi arte,
para al fin a tu gloria desearte,
un saludo prolongado de sombrero.
Tu Maria, eres buena a mi estandarte,
y sin nada que turbase nuestra vida,
yo te tengo por amiga muy querida.
Este verso me sale de mi alma
y lo mando a tu buzón, con la alegria,
de tenerte en Eslovenia, a ti Maria.
Si alguna vez voy, te busco.

EMILIO MEDINA MUÑOZ

FEEDJIT Live Traffic Map

FEEDJIT Live Traffic Feed