jueves, 22 de octubre de 2009

Que no me encuentre quieta


.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Que la muerte no me encuentre quieta
que me sorprenda en un giro,
en una esquina,
Ser remolino –tornado o polvo que vuela-
no caer de bruces al piso buscando un botón
con que prender el interés de mis días
al pecho.

Que no me encuentre pegada al suelo
enraizada médula de cara al sol,
Ser perseguida sin yo saberlo
brazos al viento, agitar el alma
hasta volverla parte del éter.

Que no me halle la vista fija
en algún punto de un horizonte sin alcanzar,
Ser dinamismo puro y esquivo
mente abierta vacía de prejuicios
negra perla en algún fondo marino.

Que me halle así , de pronto,
como en un descuido.


Liliana Varela
__._,_.___

No hay comentarios:

Para Maria. De su blog


Si me envías al trabajo, linda dama,
no me esperes que llegue hasta tu puerta,
pues mis huesos alarma dan de alerta
y mejor estoy dormido en blanda cama.
Tu me pones de Muestrario caballero,
y muy digno de tu afán pongo mi arte,
para al fin a tu gloria desearte,
un saludo prolongado de sombrero.
Tu Maria, eres buena a mi estandarte,
y sin nada que turbase nuestra vida,
yo te tengo por amiga muy querida.
Este verso me sale de mi alma
y lo mando a tu buzón, con la alegria,
de tenerte en Eslovenia, a ti Maria.
Si alguna vez voy, te busco.

EMILIO MEDINA MUÑOZ

FEEDJIT Live Traffic Map

FEEDJIT Live Traffic Feed